jueves, 19 de mayo de 2011

HOJA DE VIDA Nº 47





HOJA DE VIDA Número 47-Revista virtual de Poesía-




REINADO DE NUBES-ÓLEO DE Miguel Menassa

ESCUELA DE POESÍA GRUPO CERO
DIRECTOR: Miguel Oscar Menassa
HOJA DE VIDA - Revista virtual de poesía -
Taller de los domingos a las 17.00h.
Alcalá de Henares
NÚMERO 47- Domingo 15-05-2011
COORDINADOR: Carlos Fernández del Ganso




POETA INVITADO- MIGUEL HERNANDEZ


VIENTOS DEL PUEBLO ME LLEVAN


Vientos del pueblo me llevan,
vientos del pueblo me arrastran,
me esparcen el corazón
y me aventan la garganta.

Los bueyes doblan la frente,
impotentemente mansa,
delante de los castigos:
los leones la levantan
y al mismo tiempo castigan
con su clamorosa zarpa.

No soy de un pueblo de bueyes,
que soy de un pueblo que embargan
yacimientos de leones,
desfiladeros de águilas
y cordilleras de toros
con el orgullo en el asta.
Nunca medraron los bueyes
en los páramos de España.
¿Quién habló de echar un yugo
sobre el cuello de esta raza?
¿Quién ha puesto al huracán
jamás ni yugos ni trabas,
ni quién al rayo detuvo
prisionero en una jaula?

Asturianos de braveza,
vascos de piedra blindada,
valencianos de alegría
y castellanos de alma,
labrados como la tierra
y airosos como las alas;
andaluces de relámpagos,
nacidos entre guitarras
y forjados en los yunques
torrenciales de las lágrimas;
extrémenos de centeno,
gallegos de lluvia y calma,
catalanes de firmeza,
aragoneses de casta,
murcianos de dinamita
frutalmente propagada,
leoneses, navarros, dueños
del hambre, el sudor y el hacha,
reyes de la minería,
señores de la labranza,
hombres que entre las raíces,
como raíces gallardas,
vais de la vida a la muerte,
vais de la nada a la nada:
yugos os quieren poner
gentes de la hierba mala,
yugos que habéis de dejar
rotos sobre sus espaldas.
Crepúsculo de los bueyes
está despuntando el alba.

Los bueyes mueren vestidos
de humildad y olor de cuadra:
las águilas, los leones
y los toros de arrogancia,
y detrás de ellos, el cielo
ni se enturbia ni se acaba.
La agonía de los bueyes
tiene pequeña la cara,
la del animal varón
toda la creación agranda.

Si me muero, que me muera
con la cabeza muy alta.
Muerto y veinte veces muerto,
la boca contra la grama,
tendré apretados los dientes
y decidida la barba.

Cantando espero a la muerte,
que hay ruiseñores que cantan
encima de los fusiles
y en medio de las batallas.


Miguel Hernández


POEMAS DEL TALLER




INCIERTO EQUILIBRIO

Una espiral de extraños hechizos,
arranca de mi pecho
palabras baldías,
que un día,
fueron voraces huellas de lo desconocido.

Fábulas del adiós invaden la rutina,
saboreando el desnudo de los pájaros
bajo el diluvio de los indómitos errores
adornando mi sonrisa.

Se consume el vuelo en la sedienta noche
tambaleándose en caderas
con nombre de mujer
fugaces pisadas
con la soledad atada en los talones.


Soledad Caballero Castro





CUMBRES HUMANAS


Este lugar donde lo huesos retiemblan
y la piel en el resol del tiempo se pierde en grietas hondas,
espanta el rostro que perdió la belleza .

Anhela un pulmón de aire fresco y consuelo,
cuando ruge la pasión enfebrecida,
en los combates cuerpo a cuerpo
de esta pulsión que siempre espera.

El dolor atropella.
Centellea en el espacio entre dos ojos
derrama el color de la historia,
que otra vez cuenta los pasos
de la fiera adormecida,
en un avatar de la palabra.

Ser de palabra y fuego,
de agua que gotea de una hoja tierna,
emerger en el amanecer que nombra,
y palpitar en el vientre de la palabra,
esa, la cumbre humana.



Carmen Ortigosa Martín

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada